martes, 7 de febrero de 2012

Sueños de un hombre despierto

No está perdido aquello que no fue.

Canción para un viejo amigo - Ismael Serrano.



¿Sería capaz de batir mi propio récord? ¿Sería capaz, a estas alturas, de batir la marca de post que consiguiera en el 2008? Parece una tarea titánica, desde luego. Sobre todo porque en los últimos tiempos ni tengo ganas de apetito de escribir aquí ni en ninguna parte. Siento que soy como aquellos soldados dolientes que regresaron del Vietnam o de la guerra que sea, que se desplazan con el cuerpo mutilado y miran la vida con resentimiento. Los mismos que están de vuelta de todo y ya no creen que sirvan para nada. Aunque yo no tengo resentimiento alguno por la vida, más bien al contrario, en su complejidad, a ratos de comedia, a ratos drama aún me sigue maravillando. Quizá porque es algo que no entiendo, quizá porque estoy profundamente desencantado de mis semejantes, en general, en todo el globo terráqueo.

Por eso diré aquí, por no esperar a mañana, la gente en general, como masa informe, como una descerebrada globalidad, es mayoritariamente gilipollas. Esperaré a próximos post para explicar eso.

Y sé que en este post no pega, que no viene a cuento. Pero lo cierto es que lo pensaba el otro día, y como tal creo que debe ir por delante. Yo he presumido de muy poquitas cosas, la naturaleza fue rácana conmigo. Pero soy honesto.

Y probablemente también profundamente estúpido, tanto como para mantener lo de antes, pero ya no me pido imposibles, no conseguiré batir los post del 2008, cuando escribía como un adolescente en plena efervescencia, aunque no fuera adolescente y mi batalla estuviera perdida de antemano.

Me bastaría regresar de cuando en cuando. Es mi propósito para el 2012, año en que la crisis tal vez nos engulla del todo. Sin embargo no tengo recetas que nos rescaten. Suficiente logro si consigo hacer, de ésta, de nuevo mi casa. Compartirla con quien quiera visitarme, y quizá en la ausencia disfrutar de la soledad que este rincón siempre me ha brindado.

Canta Ismael Serrano que "para casi todo es tarde". Por suerte hay cosas que escapan al "casi".

Mi voluntad de hacer, sin ir más lejos.

2 comentarios:

Su dijo...

Y seguiré pendiente. Porque me gustaba cuando mostrabas tu casa e invitabas a pasar.

Si me lo permites, entraré cuando abras la puerta para sentarme, leer y que me invites a un café, un té o un chocolate.

Abrazos

Anado dijo...

Ya sabes que es tuya también :) Un besote Su.