martes, 3 de marzo de 2015

40 años

Llegará como Abril. Te vi - Ismael Serrano. Yo creo que mis 40 no son los 40 del que los tenía cuando yo tenía 18. Al menos a mi no me lo parecen. Yo no me siento muy distinto a cuando tenía 30, Creo que ahora en el siglo XXI el tiempo se mide de otra manera, como si los que tenemos 40 fuéramos a vivir 120 años. Sin embargo leía el otro día que Oliver Sacks se muere, a pesar de que hace un año escribía una carta abierta acerca del hecho de cumplir 80, lo bien que se sentía a esa edad y lo mucho que tenía todavía pendiente. Que verdad es que el presente es ahora, el pasado existe por supuesto, pero como un poso nada más. En aquella carta menciona al poeta W.H. Auden y su pensamiento de vivir hasta los 80 y "luego marcharse con viento fresco", sin embargo éste solamente vivió hasta los 67, por esas cosas impredecibles que tiene la vida. Nunca sabemos lo que va a pasar, ni siquiera a corto plazo. No conviene hacer planes más allá de media hora. Yo llevo ya algún tiempo con el pensamiento de hacer de mi vida algo mejor de lo que era. Vivir definitivamente para algo mejor. Por eso he cambiado algunas cosas. He vuelto del revés lo que para algunos puede ser tan importante y sigo a la expectativa por si acierto. Cumplo un año más y alcanzo los 40 en mejor forma que cumplí los últimos 10 años, aunque ahora tenga menos dinero. La pregunta del millón es si ahora se es más feliz que entonces o no. Es la misión prioritaria de todas las vidas.

2 comentarios:

Sonia dijo...

Felicidades Anado, aunque tarde. Entras en buena forma entonces en los 40.
Vamos como tener 20 de nuevo, pero con algo más de perspectiva.
Yo cada día lo tengo más claro, el éxito en la vida es encontrar tu felicidad.

unashorasdeluz dijo...

Felicidades Anado!
Creo que es bueno de vez en cuando poner del revés algunas cosas, intentar superar quizá la apatía de la vida. Y comparto lo que dice Sonia, el éxito de nuestra existencia es ser feliz, quizá sin tantas pretensiones como teníamos a los veinte, pero para algo tienen que servir los años.
Un abrazo
Wanda-Júlia