lunes, 7 de marzo de 2011

La razón

Probador de espejos.

Podría ser - Ismael Serrano



Creo que tendría que desdoblarme como hace Sometimes. Nunca lo entendí del todo, pero creo que ella le llama SIE (que es la parte más crítica y sensata de ella misma). Me serviría para preguntarme acerca del porqué escribo siempre sobre lo mismo (y siempre más o menos con las mismas palabras). Acaso estoy más loco que una cabra. ¿Soy acaso un caza vampiros que no cazara vampiros sino políticos? ¿Un cazapolíticos? Anda que no será porque no hay cosas para hablar, a montones si quisiera, y yo erre que erre mirando en los blogs de noticias a ver si encuentro algo que merezca la pena ser resaltado, lo que viene siendo algún caso de corrupción reciente que llevarse al blog, como si esto o aquello fuera a importar a nadie.

¿Cuántas veces dijiste que la gente ha hecho piel de cocodrilo frente a las corruptelas? ¿Habrá alguien que amenace con lanzarse rascacielos abajo si surge un caso de corrupción más? La respuesta es obvia, no. Porque eso sería tanto como admitir que a alguien importa (en el fondo del fondo, ni a una sola persona) y además el incauto tendría las horas contadas. Y en esta vida tragicómica uno puede desesperarse hasta por la frecuencia con la que gotea un grifo, pero no dedicaría un minuto de angustia al mal político, que es que sean trincones a más no poder, la mayoría.

Pero es peor cuando llego, como hoy, sin nada que contar. Gadafi no me motiva. Es muy feo y está como muy estropeau. Y eso que para mí se ha puesto botox, que es una manera de tener la piel muy lisa y tirante, como de jovenzuelo sin ojeras, a costa eso sí de tener la misma expresión así te estén lanzando besos o granadas.

Por cierto, en los telediarios te leen los titulares de prensa, y vengo observando que mis archi-enemigos de La Razón viven más o menos confortablemente (no mucho por lo que critican) en una burbuja que se llama España. No busques en sus titulares ni una mención al extranjero, ni una noticia internacional en su primera plana, aunque África esté a punto de saltar por los aires. El otro día, con la OTAN, ONU y demás organismos bufando frenéticos no tuvieron otra ocurrencia que despachar la primera plana diciendo que LA CORONA Y EL EJÉRCITO LOS MÁS VALORADOS, o algo similar.

Tate que han debido hacer una encuesta entre la despreocupada población española. Y han dado en el clavo de este siglo VEINTIUNO. La corona y el ejército son los más valorados.

A eso se le llama periodismo del bueno. Este titular te vale para cualquier día del año. Cualquiera en que este país no arroje un titular en condiciones. ¡Así el mundo sea un avispero agitado! Una cafetera desparramando el café por la mesa.

Lo que a mí me da que pensar, claro.

Anado Uni de mis paños y mis entretelas (ya empizas a hablar en tercera persona, esto no puede ser bueno). Si no lo sabes todavía tendrías que estar dándote cuenta. ¡ESTÁS MÁS LOCO QUE UNA CABRA QUE ESTUVIERA MÁS LOCA QUE UNA VACA LOCA! Abre los ojos. ¿Hacia dónde estás mirando?

Más loco que la cabra de los legionarios sin Cristo, aquella que trota alegremente al lado de nuestro infravalorado ejército. Más loco que los médicos que cierran una planta entera para hacerle el TAC a Don Juan Carlos, que son más o menos los mismos que salían flanqueando a Esperanza Aguirre como si aquello fuera un vídeo de Michael Jackson. Que gente de bata blanca, tan aparente y decorativa.

El diario Publico no es mucho mejor. Hoy abría la edición con una noticia de alcance.

Hacía referencia a que mañana es el día de la mujer. Como no hay nada que llevarse a la boca para qué dejar para mañana lo que se pueda contar hoy. Abrimos con que es el día de mujer y nos llevamos la primicia. ¡Nosotros lo adelantamos! Y al otro improvisamos con otra efeméride casual. El diario así se nos escribe solo.

La verdad es que para dar estas noticias no necesitas a la agencia EFE. Ni salir de casa. Yo que tengo alguna experiencia en diarios digitales, (quién no recuerda Planeta Mundo) estoy convencido que de este modo, buceando en noticias similares no se requiere ni entornar la persiana. Lo que cuenta es la intención. Y si no la hay, te la inventas.

Cuánta medianía, cuánta mediocridad. Por cada uno bueno hay mil regulares. Y yo que empezaba a creer en Mourinho. y nada más que en él. y resulta que esta semana ha perdido gran parte del crédito.

Se lanza a todos los charcos. Será cabezón.

Solamente me quedan un puñado de blogs. La verdad está afuera.


En ellos queda alguna esperanza.

2 comentarios:

Sonia dijo...

Como siempre locuaz, ingenioso y con un bonito final.

Anado dijo...

Gracias Sonia.

Un besote.